Un torneo visto desde dentro: el Oslo Open 2017 (IV)


Martin en el green del #14
Cuarta jornada de entrenamiento en el campo antes del ensayo general del próximo viernes, que llevaré a cabo cuando mi amigo Anders ya esté en Oslo.

Mucha actividad nada más llegar al campo, donde me he encontrado con una cuadrilla de operarios que cortaban el césped en la calle y el green del hoyo dieciocho.

Tras uno pequeña serie de putts de calentamiento, me he dirigido a la salida del primer hoyo, en donde he visto que, desgraciadamente, las líneas de OB seguían sin marcar. En este hoyo ya conozco más o menos la posición de los outs y no ha tenido importancia, pero ha cambiado un poco el carácter de mi entrenamiento para el resto de la ronda.

En el segundo hoyo me he encontrado con Martin Noreng, compañero de rondas en el último Maigolfen y conocedor del campo, y hemos decidido jugar el resto de los hoyos juntos. Me ha venido muy bien, porque Martin me ha explicado la posición de líneas OB de los hoyos más críticos.


En el #5 las líneas dividen la calle en dos partes, la primera para los jugadores que no lanzan tan lejos, la segunda para los grandes brazos. En el #15 las líneas crean un embudo en el que la calle se abra a medida que el hoyo se hace más largo. Estos son hoyos muy importantes, ya que en ellos puede pasar de todo, sobre todo el domingo, un día en el que se supone que va hacer viento y llover fuertemente.

En el largo #8 parece ser que, para complicar la aproximación a la canasta, va a diseñarse también algún tipo de isla o península alrededor del green, pero Martin no estaba seguro y lo hemos jugado en su versión original. En el resto de los hoyos solo hay pequeños cambios.

La ronda ha sido muy amena. Hemos hablado del diseño del campo, de los pares escogidos por los organizadores y del juego mental, algo que nos parece que va a ser muy importante durante el torneo. Estamos de acuerdo en que no es nada fácil jugar bajo par y que muchos discgolfistas, acostumbrados como están a terminar siempre bajo par, van a perder la cabeza cuando no lo hagan.

Operarios en el #18
He jugado una ronda doble, con dos lanzamientos desde todas las posiciones, con dos juegos de discos, y siempre anotando como lo haría en un torneo. 

He hecho varios fallos innecesarios, pero en general han sido rondas representativas. He terminado +1 y -1. En la ronda de hace unos días anoté par. Creo que si consigo mantenerme cerca del par, tal vez pueda estar cerca del podio entre los Master. Ya veremos.


El viernes llevaré a cabo mi ensayo general con Anders.

Aquí tienes los tres artículos anteriores sobre mi preparación para el Oslo Open 2017: III y III

Entradas populares de este blog

Lliga CRK-Vallés: segunda jornada y victoria para Dani Aguilar

Lliga CRK-Vallés: tercera jornada y victoria compartida entre hermanos

35 años de historia del frisbee en España