Un torneo visto desde dentro: El Europeo EDGC2021 – El viaje

Este domingo me he levantado relativamente temprano para comenzar mi viaje hacia Benezov y el Campeonato de Europa 2021. Con el panorama de la pandemia ha sido todo mucho más complicado y organizar el viaje, como capitán del equipo, no ha sido igual de fácil que otras veces. Tras muchas rondas para conseguir jugadores que cumplían los requisitos de vacunación, al final hemos terminado con Veremundo Rey en MP40, Manolo García y Federico Sörenson en MPO y un servidor en MP50. Suena fácil, pero no lo ha sido, entre los que se han tenido que retirar por una u otra razón encontramos a Aida Rey, Iván GDT, Carlos Ortega, Manuel Gallardo y Manu Almeida. Todos buenos jugadores.

Cecilie me ha llevado al aeropuerto de Oslo y allí he facturado sin retrasos mi maleta, y el personal ha controlado mi certificado de vacunación y el documento de entrada en Chequia. 

La terminal de Internacionales parecía más bien una ciudad fantasma, con la mayoría de los establecimientos cerrados y muy pocos viajeros, un contraste total con mi último viaje al Open de España hace ya más de año y medio.

El vuelo a Frankfurt ha estado casi lleno y, como siempre en mi caso, se ha convertido en una siesta muy larga y relajada.

El panorama en el aeropuerto de Frankfurt ha sido un poco diferente del de Oslo, mucha más gente y más normalidad. Esta vez mi escala ha sido corta y he tenido que moverme rápido para llegar a tiempo a la puerta de embarque.

La llegada al aeropuerto de Praga ha transcurrido sin problemas. He tenido que enseñar mi certificado de vacunación y el documento de entrada en Chequia, pero ha sido todo muy efectivo y con poca espera.

En la terminal de llegadas me estaban esperando Yoya y Vere, y ver un par de caras conocidas y sonrientes ha supuesto una gran alegría. Tras cargar las maletas en el Skoda de alquiler, hemos puesto rumbo a Benesov, un viaje entretenido y de unos 45 minutos aproximadamente.

A las ocho estábamos en la recepción del Hotel Benica, nuestra base para los siguientes siete días y, como siempre en este tipo de eventos, me he encontrado inmediatamente con conocidos de toda Europa. En el ambiente de los campeonatos de Europa se nota mucho que el disc golf es una gran familia. Algunos de los jugadores nos conocemos desde los 80, y la lo largo de este tiempo nos hemos encontrado por muchas ciudades europeas y estadounidenses, y aunque competimos en el campo, fuera del mismo siempre hay buen rollo.

Tras una jornada muy larga y con la primera ronda de entrenamiento ya a la vista, me he puesto a dormir, ya más tranquilo y relajado.




Entradas populares de este blog

Lliga CRK-Vallés: segunda jornada y victoria para Dani Aguilar

Lliga CRK-Vallés: tercera jornada y victoria compartida entre hermanos

35 años de historia del frisbee en España