Mi primer semanal en más de un año


Daniel (izquierda) y Christian, compañeros de tarde

Esta tarde ha sido una de las pocas que no he tenido un partido de fútbol con uno de mis equipos, y la he utilizado para jugar uno de los torneos semanales de los alrededores de Oslo.

He decidido probar el campo de Rud, a unos 20 minutos de Oslo, un campo relativamente nuevo y que pertenece a un club en el que juegan muchos exjugadores de Ultimate de mi generación.

El campo se diseñó y construyo hace ya seis años, antes del boom del disc golf en Noruega, que comenzó hace unos cinco y que ha llevado a que ahora mismo tengamos unos 160 campos de disc golf y miles de jugadores.

Es un campo de diez hoyos muy abierto, diseñado alrededor de un complejo deportivo, llano y casi sin vegetación, con mucho hoyo de entre 70 y 100 metros.

Nada más llegar a las instalaciones me he encontrado con mucho conocido, y varios jugadores ya fueron parte del Maigolfen de hace un par de semanas. Entre los participantes estaba Ola Kolle, un veterano en los campos de Oviedo y del Open de España.

Christian falla uno de sus putts
Han participado 15 discgolfistas, y he compartido grupo con Daniel Tokerud, un jugador que lleva poco tiempo en el disc golf  y Christian Nitter, un jugador ya bastante experimentado, ambos locales.

Hemos jugado 2 x 10, y la primera parte ha estado marcada por la lluvia y el viento, que aparición justo antes del comienzo del evento y que desapareció al final de los primeros 10 hoyos.

El principio no ha sido nada bueno, con un innecesario bogey en el 8, hoyo en el que, como en el resto de la primera ronda, he pagado el peaje por desconocer el campo, las distancias y los greenes. Mis drives han sido en general buenas, pero la mayoría largas. Los putts han dejado mucho que desear y solo en los primeros 10 he fallado cinco de ellos. A pesar de todo he terminado la primera parte dos bajo par, mientras que Christian y Daniel no han quedado contentos.

En la segunda ronda ya he notado que conocía el campo, ya aunque he seguido fallando putts que normalmente entran, mis drives han sido más precisos. He terminado cinco bajo par, mientras que mis compañeros de ronda han terminado de la misma forma que han comenzado, nada contentos con su juego.

Tras el recuento final, y para mi gran sorpresa, he terminado primero en una tarde un poco rara. Me ha gustado el campo, perfecto como introducción a nuestro deporte, abierto pero con posiciones de canasta arriesgadas que complican el juego en el green.

Mi juego largo ha funcionado muy bien, pero mis putts no lo han hecho de la misma manera. En los próximos días prestaré mucha atención a los últimos.

En general he pasado una gran tarde. He disfrutado de buena compañía, he probado un nuevo campo y he descubierto lo que tengo que trabajar esta semana. Perfecto.



Entradas populares de este blog

Lliga CRK-Vallés: segunda jornada y victoria para Dani Aguilar

Lliga CRK-Vallés: tercera jornada y victoria compartida entre hermanos

35 años de historia del frisbee en España