Discgolfeando y de campos, verano 2021: ronda con Egil Sætren en Sandnes


El viaje de Bergen a Stavanger ha sido impresionante, y hemos vuelto a ver montes y valles de increíble belleza. Esta etapa ha sido más corta y en total hemos utilizado unas siete horas.

Por el camino hemos aprovechado para visitar una granja vikinga en la localidad de Avaldsnes, trono más antiguo de la realeza vikinga, y población en la que el rey Harald Fairhair mantuvo su corte allá por el año 870. Una visita muy recomendable para los que estáis interesados en historia en general. 

Stavanger es una ciudad del “país del oeste” noruego que, en los años sesenta y con el boom del petróleo se convirtió en el centro de la industria petrolífera del país, pero que ha conservado su atmósfera de ciudad acogedora, de calles estrechas y edificios de madera.

Esta vez he visitado el campo de Sandnes, una localidad a unos veinte minutos del centro de Stavanger, otro municipio petrolífero y de gran riqueza, algo que he podido observar en las instalaciones del campo de disc golf y su entorno con campos de fútbol y todo tipo de instalaciones deportivas.

A las 10:30, Benjamín, fiel cámara en estas visitas, y un servidor, ya estábamos saludando a Egil Sætren, discgolfista y jugador de Ultimate que conocí en los años 80 y con el que he competido un montón de veces. Egil ha sido campeón de Noruega de disc golf y es la persona que ha llevado a cabo el proceso de instalación y diseño de un campo de disc golf que me ha impresionado.

Al lado del primer hoyo está el Pro-Shop de la empresa Ace Shop, que abastece el mercado de disc golf de esta parte de Noruega, y cuyo tamaño nos da una indicación de la popularidad del disc golf en esta zona del país.

El campo tiene varias configuraciones, con un total de 24 hoyos que en breve se ampliará a 25. Hoy hemos probado la de 19 hoyos, saltándonos los hoyos de #5 a #9, cerrados a diario por estar en una zona de guarderías que se está renovando para mantener la seguridad del juego.

Ha sido un verdadero placer jugar con Egil que conoce el campo a la perfección y traza la línea perfecta en cada uno de sus lanzamientos. Esta ha sido otra ronda sin calentamiento de ningún tipo y totalmente a ciegas, o sea, sin conocer los hoyos. Es complicado y siempre termino la ronda con ganas de jugar otra, ya con una idea clara de cómo jugar los hoyos a mi manera y no simplemente tratando de copiar el lanzamiento de otro jugador. Esta es la parte del disc golf que me fascina y mantiene mi curiosidad por aprender, un proceso muy interesante.

Aquí os dejo el video de la experiencia, espero que os guste. A mi, personalmente, me ha encantado y me he ido del campo con ganas de entrenar y mejorar.

Próxima parada: Kristiansand, un campo en el que por primera vez en este viaje compartiré ronda con una mujer…

Entradas populares de este blog

Lliga CRK-Vallés: segunda jornada y victoria para Dani Aguilar

Lliga CRK-Vallés: tercera jornada y victoria compartida entre hermanos

35 años de historia del frisbee en España