Un torneo visto desde dentro: Oslo Tour Krokhol 2019

El green del hoyo 1, se acerca el invierno
El pasado fin de semana se ha celebrado la cuarta prueba del Tour de Oslo en el campo de Krokhol, a treinta minutos del centro de la ciudad, en el municipio de Ski. El campo es el uno de los últimos diseñados en Noruega, en mi  opinión, el mejor en todos los sentidos, desde su diseño y cuidado hasta su dificultad técnica. Pocos campos he jugado en los que todos y cada uno de los hoyos necesiten un plan táctico y concentración absoluta, Krokhol es uno de esos campos (ver post anterior en este blog).

Mi participación en el torneo se debe a varios factores: ha terminado la temporada de fútbol y tengo los fines de semana libres, necesito entrenamiento de cara al próximo campeonato de España y, sobre todo, necesito rondas para cumplir los requisitos de las plazas individuales para el Campeonato de Europa 2020 que se reparten en noviembre. Con más tiempo entre mis manos habría participado en todos los torneos del Tour de Oslo, que se celebra siempre en buenos campos, con torneos muy profesionales y jugadores de calidad, pero es algo que no está a mi alcance en plena temporada de fútbol.

El Tour de Oslo no tiene categorías Master, y como ya me sucedió en el torneo de Holmenkollen (ver post anterior en este blog), he tenido que inscribirme en la categoría Open.

Una reunión de jugadores un poco fría para ser octubre
El fin de semana ha tenido dos objetivos principales: mantener mi rating, algo nada fácil en un campo de estas características, y mantener la calma durante todo el torneo, algo muy complicado en un campo en el que es prácticamente imposible no cometer errores.

El evento se ha disputado en dos rondas de 18 hoyos, la primera el sábado y la segunda el domingo. El fin de semana se ha presentado soleado pero muy frío, y el domingo por la mañana hemos calentado en la primera helada del año, con la escarcha cubriendo el césped del campo y temperaturas bajo cero a primera hora de la mañana. Siempre es un poco triste ver la llegada del invierno y empezar a prepararse para unos meses exentos de disc golf, pero en mi caso esto no supone un problema todavía ya que la semana que viene estaré en Oviedo compitiendo en un Campeonato de España en el cual dudo que tengamos las temperaturas de Oslo.

El torneo se ha jugado con grupos de cinco jugadores, y la primera ronda la he compartido con cuatro jugadores que no conocía, todos ellos amables, deportivos y siempre con buen humor, incluso cuando su juego no ha funcionado. Ronald Bleken, Øivind Johansen, Joakim Hegge Holstad y el sueco Richard Forsman me han acompañado en una ronda en la que mi juego ha sido inestable. Esta ha sido una ronda en la que he apuntado birdies en hoyos que no creía posible y en la que he fallado lanzamientos que no suelo fallar.

Mi grupo del sábado
Hemos empezado en el hoyo #11, en mi opinión uno de los más difíciles a nivel técnico, y he salvado el par por los pelos, algo que me ha sentado muy bien y que me ha dado la seguridad suficiente para seguir jugando descaradamente. He anotado birdie en el #13 y pares en el resto hasta llegar al temido #16, el hoyo más largo y pesado del campo. OB desde el tee me ha puesto en el drop zone y he tenido que jugar el resto del hoyo tratando de evitar más problemas. Doble bogey y primera prueba de paciencia. En el #17, la icónica isla en el fondo del valle que contiene los dos últimos hoyos del campo, he realizado un buen drive y tras un sólido putt he apuntado otro birdie en la tarjeta.  En el #3, un hoyo relativamente corto dentro del bosque, mi drive ha tocado un árbol y se ha terminado detrás de unos pinos. Mi derecha para volver a la calle ha sido seguramente mi mejor lanzamiento del día pero no ha sido suficiente para evitar el bogey. En los siguientes hoyos he alternado entre bogeys y pares, pero el peor lanzamiento del torneo lo he hecho en el último hoyo de la jornada. En el #10 he hecho un drive perfecto, pero al realizar mi aproximación el disco se ha enganchado en mi dedo y ha volado corto y por la derecha de la calle, dejándome con un OB y otra aproximación larga. Doble bogey. Un final poco agradable para una ronda que ha estado relativamente bien. Con otra jornada por delante he guardado mis discos y he puesto rumbo a casa de nuevo.

Nada más sentarme en el coche he recibido un mensaje de Raúl, que sabía ya más de mi ronda que yo mismo y que me ha explicado que he terminado segundo tras la primera jornada. Metrix es una herramienta muy útil, sobre todo para "nerds" como mi socio Raúl :-)

La jornada del domingo ha empezado de la misma manera, sol y frío durante el calentamiento, con una temperatura más agradable a medida que transcurría la mañana. Mi grupo esta vez ha estado compuesto por Kasper Skovli, que ya ha competido en el Open de España (ver resultados PDGA), Bjørn-Erik Johansen y el sueco Niklas Eriksson, todos ellos caras conocidas y jugadores que llevan compitiendo en el tour noruego durante años.

El hoyo 15
Mi objetivo ha seguido siendo el mismo, mantener mi rating y no perder la calma. Como primer grupo, hemos comenzado en el primer hoyo y al ser solo cuatro hemos tenido que esperar todo el tiempo por el segundo grupo, algo que no ha afectado nuestro juego. La ronda no ha empezado bien para Kasper, que con bogeys en el #1 y el #4 y doble bogey en el #2 ha perdido cinco lanzamientos en los primeros cinco hoyos. Su juego ha mejorado en los siguientes hoyos, y del #6 al #12 ha recuperado tres lanzamientos, dejándonos igualados a seis hoyos del final. En el #13, con una calle que sobrevuela un pequeño lago, he aparcado mi Saint, mientras que Karsten ha terminado OB, con lo que me he puesto dos por delante. El #16 ha sido decisivo. Con el viento en contra y una calle que parece infinita, he aprendido de mi fallo en la primera ronda y he colocado mi drive dentro de la calle. Karsten se ha ido OB en su drive y en su lanzamiento desde el drop zone ha vuelto a fallar, pero su disco ha tocado un árbol y ha rebotado hacia adentro terminando en la calle. Mi tercer lanzamiento se ha ido OB y me he visto obligado a pensar tácticamente, aunque sin saber como iba respecto a Karsten. Al final ambos hemos aterrizado en el green de cinco. Yo, si posibilidades de putt, he asegurado para terminar en siete. Kasper se la ha jugado. El green del #16 es muy complicado, con la canasta en una terraza con un terraplén a su izquierda hacia y que termina en otra terraza rodeada de OB. Karsten ha intentado el putt, que ha sido un poco bajo y ha rodado OB. Desde su nueva marca lo ha intentado de nuevo y ha sucedido lo mismo dos veces más. Ha anotado un 11, algo muy duro para un jugador de ese calibre.

Tras el duro #16 hemos llegado a la salida de la isla del #17, esta vez con el viento a favor. Niklas, Bjørn-Erik y yo hemos aparcado el drive. Kasper ha demostrado de nuevo su clase y potencial, y ha movilizado su energía para aparcar su drive como tras su once en el hoyo anterior y lanzando detrás de tres jugadores que ya han aparcado el hoyo. Impresionante, estos son los detalles que me fascinan de nuestro deporte, ser testigo de estas cosas.

En el #18 Kasper ha estado cerca de conseguir un birdie, pero su segundo lanzamiento ha terminado en el bunker delante de la canasta. Todos los bunkers del campo han sido definidos como hazard, con lo cual el disco se juega desde su marca pero con un lanzamiento de penalización, algo que ha privado a Kasper de un merecido par en el último hoyo. Mi torneo ha terminado con un par en el #18, y para mi sorpresa, he recibido las felicitaciones de mis compañeros de ronda. Digo sorpresa porque no tenía idea de los resultados, ya que he canalizado toda mi energía hacia mi juego y no el de los demás.
El podio en MPO: Kasper, Carlos, Bjørn-Erik y Haakon (foto: Lars Somby)

La palabra victoria no ha pasado por mi cabeza hasta que ha terminado el torneo. He seguido mi plan a rajatabla durante todo el fin de semana y me ha salido bien. A mi edad no está nada mal una victoria en MPO y lo aprecio un montón, pero nunca ha sido mi objetivo. Lo importante ha sido anotar dos rondas más, mantener mi rating y prepararme para el Campeonato de España del próximo fin de semana, algo que considero que he conseguido.

Próxima parada: Purificación Tomás.


Resultados oficiales: página PDGA



Entradas populares de este blog

Lliga CRK-Vallés: segunda jornada y victoria para Dani Aguilar

Lliga CRK-Vallés: tercera jornada y victoria compartida entre hermanos

35 años de historia del frisbee en España