El Campeonato de Europa 2018 (II)

Ayer antes de acostarnos hemos echado un vistazo a la previsión del tiempo para hoy, y tras constatar que va a llover y seguramente tendremos tormenta, nos hemos decidido por levantarnos a las 06:00 para hacer una ronda antes de que el primer grupo oficial inicie la suya a las 06:45.

Ha sido una buena decisión ya que a las 11 ha comenzado a llover y no ha parado de hacerlo hasta las seis.

CFO en la salida del #11
Nuestra ronda, improvisada y exenta de putts para no molestar a la gente que todavía estaba durmiendo en el hotel, ha transcurrido bajo un amanecer soleado y con una temperatura perfecta. Esta vez si hemos podido terminar todos los hoyos y hemos jugado los seis que no pudimos completar ayer. Esta parte del campo contiene hoyos abiertos pero algunos de ellos con grandes caídas e inclinaciones de calle que, a mi gusto han sido tanto difíciles como divertidos. Al final de la ronda nos hemos encontrado con nuestros colegas portugueses Rui y Bruno, y ha sido como siempre, un placer saludarlos.

No hemos sido los únicos que han decidido empezar temprano y hemos observado varios grupos de jugadores lanzando detrás de nuestro grupo.

Tras jugar el campo por completo creo que este va a ser un torneo en el que puede pasar de todo y en el que mantener la calma en el juego puede ser vital. Los pares del campo son muy estrictos y eso va seguramente a repercutir en el juego de muchos jugadores. Creo que hay que contar con fallos y que poca gente conseguirá jugar rondas perfectas.

Hoyo #1, salida, calle y green (triple mando en el centro de la foto)
Mi objetivo es simple: terminar el torneo y jugar lo mejor posible. Si consigo hacerlo, ya veremos en que posición termino. Hay unos cuantos jugadores de gran nivel en mi categoría, la MP50, y no va a ser nada fácil terminar entre los mejores. 

Creo que pasará lo mismo en el resto de la categorías desde el Open a las Féminas, y aunque parece que los favoritos son muy favoritos, yo no estoy tan seguro de ello.

Tras la ronda hemos desayunado con calma y hemos tenido la oportunidad de conversar con Martin Fredriksen, un veterano danés al que conocí en los 80, y nuestra amiga Natali Holloköi que también participa en el torneo y que ha sido una asidua al Open de España. El desayuno en el hotel está muy bien, con mucha variedad y con un café que, por lo menos a mi, me encanta.

La calle del #16 con su árbol mando. La canasta a la izquierda al final de la calle
A las dos menos cuarto, y bajo una lluvia torrencial, he hecho el primer hoyo con los tres italianos con los que tendrían que hacer hecho su ronda Miguel y Carlos. Nada más terminar nos hemos y después nos hemos ido a comer. La comida no incluye bebida, algo que a nosotros no nos ha gustado para nada, pero la comida no está mal del todo.
A las cuatro he aprovechado una tregua en la lluvia para entrenar mi pateo antes del comienzo del torneo y después he tenido que solucionar un par de problemas prácticos relacionados con el Comité de Desarrollo de la PDGA Europa del que soy parte y que comienza su trabajo tras este torneo. Para los jugadores que estamos involucrados en tareas administrativas, este tipo de torneos es la oportunidad que tenemos para reunirnos, y por esa razón siempre tenemos reuniones por las tardes.

Jugadores de la selección de Hungría (delante) y Suecia (en amarillo)
A las ocho se ha celebrado la Ceremonia de Apertura y la reunión de jugadores, en una sala plagada de discgolfistas procedentes de 27 países europeos, la mayoría de ellos vestidos en los colores de su país. En la primera parte han dado discursos, entre otros, el alcalde de la ciudad, el presidente de la European Disc Golf Federation y del Director Internacional de la PDGA. También hemos podido disfrutar de las canciones de un coro femenino de Sveti Martin. El Director del Torneo, Dinko Simenc, ha repasado el reglamento del campo y han intentado resolver posibles dudas  en lo referido al diseño y el juego.

Antes de la reunión nos hemos registrado y se ha repartido el kit de jugadores, que esta vez a decepcionado a gran parte de los jugadores, ya que ha sido el primer torneo que no ha incluido un disco en su kit, un kit que ha dejado mucho que desear.

La cena ha sido un poco caótica, con mucho jugador hambriento y largas colas para poder servirse la comida, y como ya es costumbre en este torneo, no se ha servido bebida, algo que me parece poco práctico. Por esa razón y nada más terminar la cena, hemos tomado algo en el bar con nuestro amigo Ruí, que participa esta vez en su primer Europeo junto con Bruno.

Con la primera jornada ya a la vista y con Carlos y Miguel empezando relativamente temprano, nos hemos retirado para descansar. Ha sido un día muy largo y mañana empieza el juego.

Entradas populares de este blog

Lliga CRK-Vallés: segunda jornada y victoria para Dani Aguilar

Lliga CRK-Vallés: tercera jornada y victoria compartida entre hermanos

35 años de historia del frisbee en España