Un torneo visto desde dentro: el Open de España 2016

James Proctor, primer campeón del Open de España
El primer Open de España será siempre muy especial para mi, por muchas razones. Ha sido el primer gran torneo en el país , y aunque ha sido de categoría B, en la práctica creo que los participantes han vivido un evento muy cercano en muchos aspectos a los de categoría A. Además he visto volver a muchos de los jugadores que el año pasado fueron parte del Asturias Disc Golf Invitational, y que han recomendado el Abierto a muchos de sus colegas.

Tras muchos años de experiencia en este mundo, se que el resultado final, el evento en si, constituye solo la última parte de un proceso muy largo. El trabajo comienza en realidad mucho antes, en el caso del Abierto hace tres años. Desde el principio de mi proyecto de disc golf en España, una de las ideas ha sido siempre crear un evento que atraiga tanto a locales como visitantes, algo que ha sucedido  con la primera edición del Abierto. A lo largo de estos tre años han evolucionado los campos, sobre todo Purificación Tomás, que se ha ampliado, ha instalado nuevas salidas y ha sido retocado en lo que a diseño se refiere, todo basado en las experiencias y reacciones de los jugadores y del resto de los usuarios del parque.

Durante los meses anteriores al evento se solicitan los permisos municipales necesarios, se establece el contacto con posibles patrocinadores, se valoran ofertas de alojamiento y restauración, y se llevan a cabo otras tareas esenciales para diseñar un torneo que sea del gusto de tanto jugadores como organizadores.

Con un reglamento PDGA que ha incluido cambios importantes para la temporada 2016, he tenido que revisar el diseño de varios de los hoyos del torneo y mantener un dialogo abierto con el Tour Manager de la PDGA para evitar problemas prácticos. Si no se cumple el reglamento, las consecuencias pueden ser fatales para el evento, ya que el torneo podría perder el rating de sus rondas, algo sumamente importante para la mayoría de los jugadores.

Con la mayor parte del trabajo de preparación realizado, el evento en sí ha comenzado una semana antes de su inicio, con mi vuelo de Oslo a Bilbao, una pequeña odisea de 16 horas que ha terminado en la estación de autobuses de Oviedo, donde me he encontrado con mi amigo y socio Raúl.

Los siete últimos días han estado repletos de reuniones, presentaciones, preparación de trofeos, visitas al hotel y a los restaurantes que han decidido colaborar con nuestro evento. Desde el lunes también nos hemos dedicado a marcar los campos, una tarea muy importante y que conlleva horas de trabajo colocando cientos de metros de cuerda, marcado líneas y preparando salidas.

Latitude64 en la Gesta II
El jueves ha sido un día triste para mi. Llevo lesionado desde principios de Febrero, pero aún así siempre he mantenido la esperanza de poder competir en el primer Abierto de la historia del disc golf español. Este jueves he jugado una ronda con mi amigo Iván en Purificación Tomás, y ya en el primer hoyo he entendido que no podría competir. El resto de la tarde me he sentido bastante triste y me he concentrado en cambiar el chip de jugador a organizador. Ahora, semanas después de terminar el torneo, me doy cuenta que ha sido lo mejor que podía suceder. Un evento de este tipo conlleva mucho trabajo y mi lesión ha hecho que nuestro staff pasase de dos personas y media a tres, algo que nos ha venido muy bien.

La jornada del viernes ha sido muy larga. Ha comenzado muy temprano y conmigo de guía en la primera toma de James Proctor con el campo, colega de Latitude 64 y gran jugador.  A medio día nos hemos unido a Natalie Holloköi y Nicoletta Godbout y hemos visitado el colegio La Gesta II, donde hemos presentado el disc golf a un grupo de alumnos y profesores y hemos atendido las preguntas de la prensa. En cuestión de minutos ha desaparecido la poca tristeza que aún quedaba en mi cabeza y me he llenado de alegría al ver las caras de tanto niños como jugadores disfrutando del evento.

Por la tarde hemos tenido que preparar los kits de jugadores, un proceso en el que hemos sido asistidos por varios de los jugadores del DGCO, siempre dispuestos a echar una mano. La reunión de jugadores celebrada en el Hotel Silken Monumental Naranco ha sido efectiva y corta, lo mejor para un público con ganas de descansar la última tarde antes del evento.

A primera hora del sábado ya estábamos Raúl y yo esperando en la entrada del Parque Purificación Tomás para empezar a colocar pancartas y poner banderas en islas y calles, una tarea en la que nos asistieron Isa, Ana, Luis y Xurde. Tras el reparto de tarjetas y sin retraso alguno, la bocina del “Ferrari” de Raúl ha puesto en marcha el primer Abierto de España de disc golf.

Go Latitude64 !
La primera ronda no ha dado ninguna sorpresa. Proctor en cabeza en el Open, Sigrid Sandum / Hugosson en Féminas y Orgla en AM. Discgolfistas concentrados al máximo en una mañana soleada y cálida.

El almuerzo en Las Canteronas ha transcurrido sin problemas y con un único incidente: Sigrid y Ola se han perdido, un problema que al fina hemos solucionado por vía telefónica.

La ronda de la tarde del sábado ha sido inolvidable. El tiempo ha sido fantástico, ha brillado el sol, la temperatura ha rondado los 18 grados y he visto por todos los lados a jugadores en pantalones cortos y con una sonrisa permanente en su rostro. He seguido de cerca los dos primeros grupos del Open y he sido testigo de una gran ronda en Purificación Tomás. Markus Dvinjaninov y Carlos Ortega han demostrado su calidad relegando la ronda de un Proctor un poco inestable a una tercera posición. En Féminas Holloköi ha neutralizado la ventaja de Sandum y en AM, Kaukomaa ha reducido distancias con respecto a Orgla.

Queda para siempre en mi memoria el recuerdo de ver pasar los grupos por la salida del emblemático hoyo 15, con la ciudad de Oviedo y las montañas nevadas de fondo, y con la sonrisa de los jugadores siempre presente. Una sensación de felicidad comparable a la de ganar un mundial. Una experiencia extraordinaria y la realización de una idea nacida una mañana de 2013 en ese mismo lugar y acompañado por Juan Campos, Patxo Camarero y Juan Benedet. Un campo diseñado alrededor de ese mismo hoyo.
The iconic #15

Los resultados nos han llevado más tiempo de lo que habíamos calculado, y Raúl y yo hemos llegado a la cena bastante más tarde de lo programado. A pesar del retraso he tenido tiempo para ser testigo del buen ambiente y conversar con varios jugadores. Sigrid Sandum se ha interesado por mi relación con los jugadores locales y los inicios de mi proyecto en España. Con Esbjörn Kjell, el arquitecto sueco afincado en Oslo que habla español y japonés, he hablado de amigos comunes en el deporte del disc volador y de la ciudad de Oviedo. Rauli y sus amigos finlandeses me han dado información de primera mano sobre los campos de Oulu, ciudad en la que se celebra el campeonato de Europa de disc golf de este verano. Sander Veksla, por su parte, me ha expresado su gratitud por tener la oportunidad de practicar el disc golf en España y su fascinación por nuestro país. Una gran velada que demuestra que lo más importante de nuestro deporte no es la competición en si, sino todo lo que sucede a su alrededor.

Las tareas de la mañana del domingo han transcurrido sin incidentes y la tercera ronda ha comenzado a la hora estipulada. En una mañana nublada he seguido a los dos primeros grupos del Open y he tenido la suerte de ver a un Proctor muy concentrado y con ganas de revancha. Su ronda ha sido espectacular, e incluso con un lanzamiento arriesgado en el último hoyo que le ha costado un bogey, ha entregado una tarjeta de 46, tres lanzamientos por delante de su propio récord de campo del día anterior, dejando sentenciada la final. Verdaderamente impresionante. En Féminas hemos visto a una Natalie Holloköi supermotivada que ha neutralizado la ventaja de Sandum antes de la final. Juhani Lehtonen ha marcado la pauta en AM, y su ronda de 53 le ha catapulcado a una tercera posición en dicha categoría.

Open group I - hole 11
Desgraciadamente ninguno de los locales ha sido capaz de meterse en la final. Carlos Ortega ha sido el que ha estado más cerca, pero los nervios le han jugado una mala pasada en la tercera ronda y su 65 le ha relegado a una sexta plaza, un gran resultado para este juvenil de gran proyección.

Tras el ya habitual almuerzo en las Canteronas nos hemos trasladado al Parque de Invierno para organizar las finales. Los finalistas han preferido que las finales en las tres categorías se celebrasen paralelamente, algo que hemos aceptado sin problemas.

En el AM ha dominado Orgla, que se ha llevado el título por delante de Lehtonen, Kaukomaa y Laiksoo. En mi opinión un grupo de jugadores de gran nivel técnico que podrían perfectamente haber competido en el Open.

En féminas hemos visto una final épica que ha terminado con Sandum y Holloköi igualadas, lo que les ha obligado a jugarse el desempate en la isla del hoyo siete. El drive de Holloköi ha salido fuera y Sandum ha asegurado el par para llevarse el título a Trondheim. Hugosson ha sido tercera y Godbout cuarta.

La final del Open ha sido una mera formalidad, con cuatro jugadores que han mantenido sus posiciones. Proctor se ha convertido en el primer ganador del Abierto de España, con Markus Dvinjaninov, Rauli Lehtinen y mi gran amigo Anders Haugen las siguientes posiciones.

Tras una ceremonia de trofeos rápida y efectiva, nos hemos despedido de la mayoría de los jugadores extranjeros y hemos vuelto a la tarea de publicación de resultados. Por la noche nos hemos ido al bar Boca a Boca, un habitual de nuestros torneos, y hemos cenado en la compañía de austríacos, finlandeses, suizos y noruegos, todos ellos ya interesados en las posibles fechas para el Abierto 2017.

El lunes lo hemos utilizado para terminar las tareas de recogida de los campos y arreglar algunos temas que quedaban por solucionar. A medianoche he comenzado mi viaje de vuelta a Oslo, ya con muchas ganas de estar de nuevo con mi familia.

El Abierto ha sido todo un éxito, y repetiremos en 2017. Cómo, cuándo y dónde, es algo que queda por decidir. Puede haber sorpresas.

Como siempre tengo que dar las gracias a mucha gente: a todos los jugadores que han participado, a mis colegas de Latitude 64 por utilizar un par de horas para visitar el Colegio La Gesta II, al Disc Golf Club Oviedo, a todas las personas que han optado por ayudarnos en lugar de participar en el torneo, a todos y cada uno de los patrocinadores, al Ayuntamiento de Oviedo y, como no, a mis socios Raúl y Fernando, siempre parte de los eventos de CRK Disc Golf.


Nos vemos en 2017.

Entradas populares de este blog

Lliga CRK-Vallés: segunda jornada y victoria para Dani Aguilar

Lliga CRK-Vallés: tercera jornada y victoria compartida entre hermanos

35 años de historia del frisbee en España