CE Disc Golf 2015: el análisis de mi juego

El putt decisivo (foto: Juan G. Campos)

Ya ha pasado una semana desde que se terminó la final del III Campeonato de España de disc golf, y he podido analizar mi juego con más calma.

Mi sensación general ha sido que he jugado relativamente bien, algo que las cifras confirman.

Mi primera ronda fue la mejor. En la mañana del sábado en Pura Tomás terminé con 53 lanzamientos, 7 birdies y un bogie en el hoyo 14, en el que mi aproximación a la isla quedó un poco corta y me dejó con un putt peligroso que no fui capaz de encestar. Aparte de ese fallo llevé a cabo una ronda llena de buen juego, solo estropeada por los dos lanzamientos de penalización recibidos al firmar una tarjeta de 54 cuando en realidad era de 53. El 55 me dejó igualado con CFO. En porcentajes me quedé con un 83% de acierto en los drives, 71% en las aproximaciones y 100% en los putts. Una buena mañana de disc golf.

Mis 18 hoyos de la tarde fueron un poco peores, en gran parte debido al viento. He firmado una tarjeta con 5 birdies y un bogey, que se produjo en la nueva versión del hoyo 17, ahora con mando a la derecha y par 3. Mi drive ha aterrizado a un par de metros de la canasta pero con demasiado ángulo, lo que ha hecho rodar a mi Ballista, que ha terminado a mitad de pendiente, dejándome si posibilidad de salvar el par. En esta ronda he hecho varios fallos que, aunque no serios, me han impedido hacer algún birdie más. Mis cifras lo dicen todo: un 60% de acierto en los drives, 75% en las aproximaciones y 94% en los putts. Una ronda de lo más corriente, que me ha dejado uno por detrás de CFO, que ha terminado la jornada con 54. A estas alturas del torneo ya estaba claro que la victoria sería de uno de los Carlos, el resto ya habían quedado descolgados tras esta primera jornada.

El domingo empezó con una tercera ronda muy interesante. CFO comenzó su andadura por el campo de Purificación Tomás con doble bogey en el uno y par en el dos, lo que dio un giro total a la clasificación. CFO pasó de -9 a -7 en solo dos hoyos. Afortunadamente para mi pupilo, pudo estabilizar su juego y logró mantener la diferencia hasta el final de la ronda. En una mañana soleada y calurosa, coseché 9 birdies, pero desgraciadamente también tres bogeys. El primero ha sido un 5 en el hoyo 5, donde la canasta me escupió un putt que rodó OB al fondo de la pendiente; el segundo en el 11, donde mi drive nunca entró en la isla; y el último en el 17, donde mi Ballista rodó de nuevo. Estos errores me dejaron sin opciones para terminar con una tarjeta verdaderamente buena. Mi parcial de 55 me dejó con un 87% de acierto en los drives, 81% en las aproximaciones y 93% en los putts. Un poco raro numéricamente hablando, pero fácil de entender cuando buenos lanzamientos sufren el castigo del azar y no se reflejan en la estadística. Con esta tarjeta y con los nueve hoyos de Parque de Invierno por jugar, me he encontrado tres por debajo de CFO, muy consciente de que en este tipo de campos una ventaja de ese tamaño puede desaparecer en un abrir y cerrar de ojos.

La final fue de infarto, algo fenomenal para los espectadores y mi perseguidor, pero duro para mi. Fue una ronda marcada por la estrategia, algo que se ha reflejado en mis resultados. CFO me ha presionado continuamente y he tenido que jugar a lo seguro y controlando mi juego mental al máximo. He empezado con un doble bogey en la nueva versión del primer hoyo, donde la canasta ha escupido mi disco, que ha rodado fuera del green y me ha impedido salvar el par. He anotado pares del 2 al 5. En el seis he hecho mi peor drive de la final y he tenido que añadir otro par a mi tarjeta. Desde el 7 hasta el final he hecho birdies en todos los hoyos, un "birdie-alley" que me ha venido muy bien. Mi final no ha estado del todo mal: 60% de acierto en los drives, 88% en las aproximaciones y 83% en los putts.

Mis porcentajes globales en el torneo han sido de un 74% de acierto en los drives, 78% en las aproximaciones y 94% en los putts. Aprobado.

Lo mejor de todo es que he jugado relativamente bien, lo que significa que CFO ha jugado casi a mi nivel, con 16 años. Una gran alegría para el disc golf español. Eso es lo más importante, que el futuro del disc golf en nuestro país está asegurado, no solo está CFO, sino que detrás de el viene gente como Andrés y Xurde que, si continúan entrenando, dentro de 6-7 años serán jugadores experimentados y preparados para afrontar grandes retos…

Entradas populares de este blog

Lliga CRK-Vallés: segunda jornada y victoria para Dani Aguilar

Lliga CRK-Vallés: tercera jornada y victoria compartida entre hermanos

35 años de historia del frisbee en España