Pensamientos a menos de dos semanas del III Campeonato de España

Hoy es lunes y hace poco más de una semana de mi primera retirada en un torneo. Mi espalda no me dejó terminar la final del campeonato de Noruega 2015, algo inédito para mi.

A dos semanas escasas de mi último torneo del año, sigo en casa intentando recuperarme de la lesión para poder participar en un evento que significa mucho para mi: el tercer campeonato de España de disc golf.

Lo más difícil es no poder prepararme como desearía, por que lo que tengo claro es que va a ser muy difícil defender título contra un grupo de jugadores que siguen desarrollándose a pasos forzados y que además son usuarios asiduos del campo donde va a celebrarse el torneo.

Los jugadores españoles han mejorado su juego de forma espectacular, y los jóvenes tienen un nivel técnico cada vez más alto. Además, gente como Carlos F.O. e Iván, ya han participado en torneos importantes fuera de España, y eso les da una experiencia competitiva que tiene un gran valor a la hora de obtener resultados.

Si esto no es poco, el factor campo es muy importante, y sobre todo en un campo con las características orográficas de Purificación Tomás. Los que ha jugado en este campo saben lo importante que es conocer el vuelo del disco en hoyos con grandes caídas laterales, tanto en drives como aproximaciones. El putt es un caso aparte, pero se diferencia también brutalmente de campos con un perfil más llano. Por mucho que se rediseñen hoyos, el vuelo básico sigue siendo el mismo y el conocimiento empírico de los desniveles existentes, facilita mucho la ejecución de nuevos lanzamientos.

Como actual campeón estoy en posición de defensa, y aunque esto es algo que llevo haciendo muchos años, es infinitamente más fácil estar en posición de ataque, que es la que mantienen los jugadores locales. La sensación es la de ser perseguido por una manada de lobos hambrientos preparados para atacar al menor descuido. Esto es algo natural, pero aún así, siempre es difícil asimilarlo e impedir que te afecte durante el juego.

Mi trabajo de aquí al torneo va a ser mayormente de carácter mental, no solo por mi lesión, si no porque el componente psíquico es siempre muy importante para poder competir a máximo nivel.

Lo mejor es dirigir en el enfoque hacia los factores positivos de la situación, algo nada difícil en esta caso:

Es el tercero campeonato nacional, un campeonato que consolida definitivamente el deporte del disc golf, los clubes existentes y la Asociación Española de Disc Golf.
Objetivamente, lo mejor que puede pasar para el disc golf español es que una de las jóvenes promesas del deporte en España se lleve el título. Esto supondría que ya tenemos jugadores que han adquirido un nivel de juego respetable a nivel internacional. Nada mejor.
El evento reúne a un gran grupo de gente de diferentes lugares de la geografía española, todos con un interés común : el disc golf. Pase lo que pase voy a tener la suerte de compartir unos días con estos pioneros de nuestro deporte en España.
Todos vamos a tener la oportunidad de probar una versión más del campo, algo que siempre es divertido.
Voy a pasar una semana en mi ciudad natal, voy a reconectar con mis amigos y mi familia.
Voy a tener la oportunidad de convivir y reunirme con mis socios para seguir intentando desarrollar el deporte del disc golf en nuestro país.

Enfocando el evento de esta manera me queda muy claro que, suceda lo que suceda, el campeonato de España va a ser todo un éxito a nivel personal. Ahora tengo que terminar de prepararme lo mejor posible. Lo único que sé es que no me voy a rendirme hasta el último momento, voy a dar guerra hasta el final, y como estoy seguro de que el resto también va a hacer lo mismo, deducimos que el III Campeonato de España de Disc Golf va a ser apasionante☺
A photo posted by Carlos Rio (@discgolfista) on

Entradas populares de este blog

Lliga CRK-Vallés: segunda jornada y victoria para Dani Aguilar

Lliga CRK-Vallés: tercera jornada y victoria compartida entre hermanos

35 años de historia del frisbee en España