Un torneo visto desde dentro: el Abierto de Berlín 2015 (II)

Mi primera experiencia con el aeropuerto de Tegel no ha podido ser peor. Mi maleta no ha aparecido y me han mandado de oficina en oficina hasta encontrar la correcta. Una vez en ella he explicado mi situación, han rellenado el informe PIR y me he ido del aeropuerto sin maleta. Eso significa que tengo discos para competir, pero nada más. Me falta el resto, ropa de deporte, gorras, paraguas, toallas y en general todo lo que necesito para a lo largo de un torneo.

Victor, George y Torsten
Con este panorama me he dado un paseo de veinte minutos para llegar al campo, jugar el torneo de parejas y probar los hoyos. He llegado a las cinco menos cuarto, minutos antes de que comenzara el evento y he tenido el tiempo justo para hacer unos putts saludar a George Braun, mi amigo y esta tarde compañero de juego.  El objetivo de esta ronda ha sido probar el campo e intentar tener una idea básica de cómo jugarlo.

El campo está situado en el parque Volkspark Rehberge, un parque de gran extensión y belleza. Desgraciadamente el campo no es permanente y se pone específicamente para este torneo, lo que lo hace aún más especial de lo que ya es de por si.

La salida del hoyo 12
Es un campo variado que mezcla hoyos abiertos y largos con otros cortos y muy técnicos, lo que lo convierte en un campo muy completo. No hay ni un solo OB a lo largo de su dieciocho hoyos, aunque si que hay unos cuantos obligatorios. Entre los hoyos más emblemáticos están el 6, corto y muy técnico, y el doce con sus 244 metros de longitud en una calle majestuosa entre dos franjas de bosque. Es un campo que te deja con ganas de probar los hoyos de nuevo, como tiene que ser.

El grupo de esta tarde ha estado compuesto por George y yo, y por la pareja compuesta por el hijo mayor de George, Victor Braun, y su amigo Torsten Baus, ambos jugadores jóvenes y con brazos de gran potencia, especialmente Torsten. Nuestra no ha sido nada del otro mundo, y al final los jóvenes nos han ganado por un par de lanzamientos.

Lo más importante es que ahora ya no voy a jugar el campo a ciegas, y aunque hemos lanzado poco ya que hemos jugado “alternate”, tengo más o menos claro lo que voy a hacer.

El mayor problema es que no tengo ropa de deporte y me falta de todo. Afortunadamente George me va a dejar unos deportivos y alguna que otra cosa más, y seguramente sobreviviré mañana. Lo que no tengo claro es como me va a afectar todo este lío. Voy a intentar olvidarlo y concentrarme en el juego, pero nunca se sabe.


Lo único que es seguro es que mi maleta no llega hoy. A las nueve de la noche SAS todavía no sabía nada de su paradero.

El campo.
Página del torneo.
Resultados PDGA.

Entradas populares de este blog

Lliga CRK-Vallés: segunda jornada y victoria para Dani Aguilar

Lliga CRK-Vallés: tercera jornada y victoria compartida entre hermanos

35 años de historia del frisbee en España