ADGI 2015: mi lectura del torneo


Con más de treinta años de experiencia en el mundo del disco volador y los últimos veinte en el disc golf, sabía que no iba a ser nada fácil organizar, administrar y competir en este torneo. Lo he hecho solamente en los dos últimos campeonatos de España y esos torneos no se pueden comparar a uno de este tipo. En general ha sido mucho más pesado de lo que me había imaginado y tanto yo como Raúl y Fernando hemos gastado un montón de horas antes, durante y después del torneo. La semana del torneo fue demoledoramente intensa pero al mismo tiempo increíblemente gratificante.

Lluvia durante los preparativos
A nivel de organización funcionó todo muy bien, no perfecto, pero muy bien. Ha sido un placer trabajar con Raúl y Fernando, son efectivos, creativos y siempre dispuestos a solucionar cualquier problema. Nuestra distribución de tareas funcionó a la perfección y nos dio libertad y flexibilidad al mismo tiempo. Además tuvimos gente a nuestro alrededor que no solo se ofreció a ayudarnos, si no que lo llevaron a cabo. Gente del club, muchos. Sin ellos tampoco hubiera sido posible hacer lo que se hizo. Sabemos que hay cosas que mejorar, y lo haremos para la próxima edición del torneo.

Por lo que he escuchado, nuestros visitantes han vuelto contentos a sus respectivos países, algo que ha sido uno de los objetivos prioritarios del torneo. Un kit de jugadores que incluye disco, comida sábado, cena sábado, bebida durante las rondas, fabada, chorizo, información turística de todo tipo y además algún que otro mini regalo, todo ello por 35€, es poco corriente para un torneo de categoría C en el tour de la PDGA. Por comparar: cuando compito en Noruega suelo pagar entre 50 y 60 euros y no recibo nada a cambio. Además el precio conseguido para su estancia en el Hotel AC Forum, fue verdaderamente bueno, algo confirmado por los jugadores que allí se hospedaron.

Con Anders y Marcus
Una de mis tareas fue la de hacer de cicerone para nuestros visitantes, algo que fue un placer. Cené con muchos de ellos el jueves, cenamos juntos el viernes tras la reunión de jugadores y nos despedimos con una cena el domingo. Por lo que he oído, todos disfrutaron del torneo, su estancia en el hotel y del fin de semana en general. La espicha del sábado fue uno de los platos fuertes y un evento del que se acordarán por bastante tiempo.

A nivel deportivo funcionó todo casi a la perfección. Diseñé una versión del campo que incitase a tomar decisiones tácticas y que invitara a jugar el campo dependiendo del nivel técnico de cada uno. Fue verdaderamente increíble ver como jugadores de gran calidad interpretaban el juego en los diferentes hoyos. Por lo que he escuchado, el campo pareció un poco difícil, pero ese sentimiento fue desapareciendo a medida que los jugadores asentaban su juego. La media de los doce mejores jugadores de la categoría Open es exactamente 60, el par del campo.

El campo en sí estuvo muy mojado debido a la intensa lluvia los días antes del torneo, pero en general se pudo jugar sin grandes problemas. Parques y Jardines cortó el césped la semana anterior, lo que facilitó mucho el juego. La belleza de muchos de los hoyos impresionó a los visitantes, y alguno de ellos ya tiene Purificación Tomás como uno de sus favoritos a nivel mundial. Muy gratificante para mi y el resto de CRK Disc Golf.

En la salida del #15
En lo referido a mi juego vuelvo muy contento. Sin entrenamiento desde Septiembre y con una lesión que no mejora, puse todas mis esperanzas en el conocimiento de mis discos, en mi experiencia y, como no, en el Ibuprofeno. Mi objetivo fue siempre el de completar el torneo. Debido a nuestros tareas de organización solo pude entrenar el viernes por la mañana, cuando Raúl me dio permiso (!) para hacer 18 hoyos a la carrera, y con esa base decidí como jugar todos y cada uno de los hoyos. Un plan que seguí sin cambios durante todo el fin de semana.

Mi primera ronda fue buena, pero me sorprendió que mi 55 fuera lo suficiente como para estar en cabeza. Que Anders, Martin y Carlos fueran mis compañeros de grupo en la segunda ronda era de esperar. La ronda de la tarde del sábado fue muy interesante y se notaron los nervios del personal desde el inicio. Anders, como debe de ser, atacó desde el principio, y mi objetivo durante la ronda fue mantener la calma y dejar que pasara “la tormenta”. Tras mucho teje y maneje, en los últimos cinco hoyos conseguí escaparme de Anders y poner cuatro lanzamientos de por medio, algo muy necesario contra un jugador como Anders. Martin repitió resultado, mientras que Carlos subió su tarjeta con tres lanzamientos y cayó a la quinta posición, superado por Lars Jaeger. Es importante recordar que Carlos es todavía juvenil y que ha este fin de semana ha superado a muchos jugadores experimentados y de gran calidad. Todo un éxito, aunque tal vez él no se de cuenta.

Birdies & bogeys Open Division 3rd round
La última ronda fue muy divertida, y todo el grupo jugó muy bien. Mi 51 es el record del campo y ha sido, técnica- y tácticamente, una de mis mejores rondas de los últimos años. Anders repitió 55, lo mismo hizo Martin y Lars consiguió el segundo mejor tanteo del torneo con una tarjeta de 53. El desempate entre Martin y Lars fue impresionante y se decidió tras cuatro hoyos en el #7 con un putt antológico de Martin.

Lo que me ha dejado más contento es que en mis tarjetas solo hay un bogey, algo poco común. Ni un bogey en 54 hoyos, siempre un objetivo para mi, pero difícil de conseguir. Sobre todo en esta versión del campo, donde no hay ni un hoyo de descanso y siempre hay que estar a la alerta, ya que el mínimo error puede suponer un serio problema.

En la categoría femenina dominó Katka Bodova, que controló con relativa facilidad su victoria ante una Natalie mermada por la gripe. Antonia se llevó la última plaza del podio. Lo más positivo, desde mi punto de vista, es que tanto Aida como Sofía ya se han enfrentado a buenas jugadoras, algo que espero aumente su motivación y ganas de entrenar.

Gary O’Malley dominó una categoría Advanced en la que Manu y Raúl completaron un podio con acento español.

Como bien dijo Raúl en su discurso de la ceremonia de trofeos: nos llena de tristeza llegar al fin de una experiencia tan positiva como esta, pero ya tenemos la cabeza llena de ideas para el segundo Asturias Disc Golf Invitational y alguna que otra posible sorpresa para el 2015.


Los resultados, como siempre, en la página de la PDGA.

Entradas populares de este blog

Lliga CRK-Vallés: segunda jornada y victoria para Dani Aguilar

Lliga CRK-Vallés: tercera jornada y victoria compartida entre hermanos

35 años de historia del frisbee en España