Un torneo visto desde dentro: Bergen Open 2014 (4)

El hoyo 3 a las 07:30 de la mañana
A las seis y cuarto de la mañana ya estábamos todos desayunando en la mesa del comedor. El termómetro indicaba un grado bajo cero. Ayer tuve problemas con las manos debido al frío y hoy me ha pasado lo mismo. Los guantes que he traído son demasiado finos y no consigo mantener las muñecas calientes. Esto afecta mi juego y supone un problema. Afortunadamente no hemos tenido viento al principio de la ronda, algo que ha facilitado el juego.

He jugado bien hasta el #6, donde por alguna razón he perdido un poco la seguridad en mis drives, y con ello he desperdiciado varias oportunidades de birdie tanto en ese hoyo y el siguiente. Cuando uno empieza así, suele ser complicado darle la vuelta a la tortilla, que es lo que ha sucedido conmigo. En el ocho he hecho una aproximación que ha rodado y parado a unos 11 metros de la canasta, fallando el retorno y haciendo el primer bogey de la ronda.
En la parte trasera del campo he jugado mal, fallando el birdie en el #13 y un pat por par en el #14. El resto de la ronda ha sido normal, con lo que he terminado como en la primera, con un 52. André Johnsen ha jugado bien y ha hecho 47, Anders Danielsen ha hecho un 50 que le ha puesto en cuarta posición, Andreas Askeland ha hecho muchos fallos, y aunque también ha hecho bastantes birdies, ha terminado con 53. Rune no ha jugado bien, pero ha resistido en primera posición.
Eivind, Anders y Daniel en medio de la escarcha

La semifinal se ha jugado en la parte trasera del campo, del hoyo #8 al #16. Estos son los hoyos que favorecen a los brazos potentes y en el precalentamiento me he mentalizado para jugar seguro y evitar fallos, ya que sabía que solo de esa forma tendría posibilidad de llegar a la final. En esta parte del campo puedo hacer cuatro birdies, mientras que el resto de los jugadores pueden hacer siete u ocho debido a la potencia de sus drives.

Mi predicción ha sido bastante buena, he hecho birdies en el #9,#12 y #13, y bogie en el #15. Una ronda de 25, que es lo que han hecho cinco de los diez primeros, con lo cual me he colado en la final en tercera posición. Una alegría, sobre todo al ver la calidad de los jugadores que han competido en esta edición. Los cuatro jugadores de mi grupo han llegado a la final, aunque ha sido una ronda muy igualada como bien indica la diferencia de un lanzamiento entre los resultados de los nueve primeros clasificados.

Anders, mi amigo y anfitrión, no ha jugado del todo bien y se ha quedado fuera de la final, una pena porque es un gran jugador y este es su campo y su ciudad. Pero Anders siempre demuestra la gran persona que es, y en la final ha sido mi caddy y compañero de viaje. 
Rune posando en la salida del #15

La final se ha jugado del #2 al #8 además del #17 y #18.  Ha sido una final muy divertida para los espectadores y con un gran nivel de juego. He empezado muy bien con birdies en el #2, #3 y #4. En el cinco la canasta me ha escupido un birdie-pat perfecto.

En el #6 mi Saint Pro se ha ido a la derecha y ha terminado en OB. Primer bogey. A estas alturas de la final André estaba cuatro por debajo de mi y todo parecía perdido, pero el quinto hoyo de la final es el famoso Seven-Up, un hoyo muy traicionero. André ha lanzado primero y se ha quedado corto, Rune ha puesto el disco en el green, lo mismo ha hecho Anders. Yo he dejado mi Saint Pro en el green, a 10 metros de la canasta. André ha fallado su segundo drive y ha necesitado otro para quedar en el green. Rune y Anders han metido sus pats y yo he hecho uno de los mejores del torneo. Birdies para todos menos André, que ha terminado con un seis y ha perdido cuatro lanzamientos en cuestión de minutos. A tres hoyos del final André y yo estábamos igualados con Rune uno detrás.

El #8 es un hoyo hecho a la medida de los brazos potentes, 94 metros de calle y con la canasta elevada siete metros por encima de la salida. Esto significa 115 metros efectivos. André y Rune han aparcado sus lanzamientos y han hecho sendos birdies, Anders y yo nos hemos quedado en par.
Podio casero sin cajas de sidra :-)
André ha repetido birdie en el #17 tras una aproximación convertida en drive. El resto del grupo ha hecho par. Con dos lanzamientos de ventaja antes del último hoyo, André ha tenido el lujo de hacer un bogie y todavía ser capaz de llevarse la victoria. Rune y yo hemos compartido la segunda plaza y repartido el premio en metálico. Como bien indica el reglamento de la PDGA, el Director del torneo es el que decide de antemano el método de desempate para los trofeos. En esta ocasión ha sido el mejor resultado en la final, y con mi ronda de 26, la medalla de plata ha terminado en mis manos.

Luis García del Moral, nuestro Sevillano en Bergen y segundo en el campeonato de España del año pasado, ha participado en la categoría Grand Master, donde ha dominado de principio a fin, llevándose una victoria muy clara y merecida.

Tras la ronda lo de siempre: ceremonia de entrega de trofeos, ducha rápida y viaje al aeropuerto, esta vez con una pequeña parada en una pizzería para comer algo. Anders, como siempre, ha sido la amabilidad personificada y nos ha dejado en la terminal de salidas, donde nos hemos encontrado con una cola descomunal en el control de seguridad, consiguiendo embarcar justo antes de que se cerrase la puerta de embarque.


Ahora, ya en mi sofá, me siento contento por el resultado. Mañana analizaré más detenidamente el juego de este fin de semana, pero ahora estoy cansado y lo único que quiero hacer es darle las gracias a Anders y su familia por su hospitalidad, y a Stormkast Bergen por el trabajo que han hecho para hacer posible un torneo de este tipo.




                                                

Página oficial: aquí

Resultados: aquí

Mapa del campo: aquí

Entradas populares de este blog

Lliga CRK-Vallés: segunda jornada y victoria para Dani Aguilar

Lliga CRK-Vallés: tercera jornada y victoria compartida entre hermanos

35 años de historia del frisbee en España