Un torneo visto desde dentro: Arendal Open 2014 – los 36 hoyos del sábado

Esta mañana ha amanecido un día soleado pero con mucho viento, algo muy normal en esta parte de Noruega. A las nueve ya estábamos en el hoyo 19, preparados para empezar.

Mi táctica para el fin semana sigue siendo al misma de los anteriores torneos: probar mis derechas y competición y en todo hoyo en el que puede facilitarme el juego. He decidido probar nuevos lanzamientos también en los tres hoyos de alto riesgo del campo, las tres islas: el uno, el seis y el veintiocho. Los tres suponen un riesgo claro de OB, y puedo jugarlos de forma convencional y segura, pero he decido intentarlo para estar preparado para este tipo de problemas en el campeonato de Europa.

Jon, Hans-Christian y Kristian
Mi grupo de esta mañana ha estado formado por el jefe de la diretiva de la Federación noruega, Hans-Christian Ristad, Kristian Rønnestad http://www.pdga.com/player/63518 de Bærum, uno de los clubes de los alrededores de Oslo, y Jon Hasselgård.

Hemos notado el viento en la parte más abierta del campo, entre los hoyos 11 y 13, y en los hoyos alrededor del lago.

Mi ronda ha empezado muy bien, con birdies y pares en los 12 primeros hoyos, no muchos birdies, pero los suficientes como para tener una buena sensación. En el doce he sido un poco cobarde en mi drive y me he quedado corto. La aproximación (de derecha) ha estado bien, pero la segunda ha tocado un árbol y me ha dejado con un pat de unos 17 metros que ha rebotado en la canasta. Primer bogey. En el trece se me ha ido el disco hacia la derecha y he terminado en OB. Segundo bogey. En el 15 pruebo mi derecha de nuevo, toco uno de los primeros árboles de la calle, y se mete en el bosque dejándome sin otra opción que volver a la calle para hacer un cuatro. Tercer bogey. Una ronda de 58 (-1) que me deja en una décima posición. No he jugado del todo mal, pero las pruebas que estoy haciendo me han costado bastante.

Kjetil en el #24
Lo mejor de la ronda ha sido que Torleiv ha terminado líder con sus 53.

En el descanso ha analizado mi ronda, he almorzado y me he alejado de la gente para absorber lo sucedido y probar un par de hoyos. He pasado bastante tiempo en el 28 y me he decidido a probar una ‘bomba’, un tiro muy alto y de derecha a izquierda. Con poca sensación de control he preparado la bolsa y me he ido a la salida del hoyo tres.

A las dos en punto Kjetil Lidsheim ha abierto la ronda. El resto del grupo ha estado formado por Andreas ‘Mini’ Havnegjerde y Jona Eide, un jugador de la ciudad de Haugesund con el que no he tenido la oportunidad de jugar hasta esta tarde.

Mi segunda ronda ha sido mejor que la primera. En los catorce primeros hoyos he hecho seis birdies y un bogey. Cinco bajo par, un comienzo bastante bueno. En el 27 he fallado un pat corto y he hecho mi segundo bogey. Entonces ha llegado el momento de la verdad, la islas del 28 y del 1. Me he recordado que ha decidido probar los nuevos lanzamientos, y me he puesto a la tarea. En el 28 ha lanzado mi bomba, un lanzamiento que el viento ha presionado hacia la derecha y ha terminado OB. En este hoyo, así como en el uno, si el disco no queda
La canasta del #4
en la isla hay que lanzar de nuevo desde la salida, con un lanzamiento de penalización. Mi segundo lanzamiento ha sido el que hago normalmente y lo he aparcado. Un bogey. En el primer hoyo más de lo mismo, he probado un revés a ras del suelo que se ha levantado al final del vuelo y ha terminado a medio metro del green. Nueva salida, y ahora he vuelto a mi juego convencional, he asegurado un pat corto a la isla y una aproximación que me ha dejado a siete metros de la canasta. Con el pat y la penalización me he quedado en cinco, un doble bogey. En tres hoyos he perdido cuatro lanzamientos, y con ellos han desaparecido mis opciones de terminar entre los mejores. Nada fácil de asimilar, pero algo que he escogido de manera consciente y conociendo las posibles consecuencias.
Mañana voy a seguir probando, el campeonato de Europa sigue siendo el objetivo de esta temporada y sigo convencido de que esta es lo que necesito para llegar a tope.

Torleiv no ha jugado nada bien. Tras 36 hoyos estamos empatados a 113 y es posible que mañana juguemos en el mismo grupo. Puede ser divertido.

Problemas con el Volvo de Torleiv ;-)
Anders ha hecho una ronda de 49 y está en cabeza. Me alegra mucho, no jugó del todo bien en su propio campo y le viene bien un buen resultado.


Por la tarde hemos tenido la habitual barbacoa al lado del fiordo, y al volver la rueda trasera del Volvo de Torleiv se ha salido del camino y hemos tenido que levantarlo a pulso para ponerlo de nuevo en el camino. Un final un poco ajetreado para un jornada muy movida…

Resultados oficiales aquí

Entradas populares de este blog

Lliga CRK-Vallés: segunda jornada y victoria para Dani Aguilar

Lliga CRK-Vallés: tercera jornada y victoria compartida entre hermanos

35 años de historia del frisbee en España