Un torneo visto desde dentro: 2DC

Tomas, director del torneo
Mi participación en este torneo ha surgido de forma espontánea. Estamos a 20 de octubre, ha llegado el frío a Oslo y en cuestión de días tendremos la nieve cubriendo nuestros campos. No queda casi tiempo para lanzar al aire libre, por lo menos si uno no quiere plantarse con nieve hasta las rodillas y ponerse a tirar en algún campo de fútbol, y por eso me ha entrado el pánico y he decidido participar en el último torneo de la temporada.

El torneo se juega en mi propio campo, pero lo organiza otro club. Las iniciales 2DC significan 2 Disc Challenge, el desafío de dos discos. La idea es la siguiente: todo participante tiene que escoger dos discos de su bolsa y competir solo con esos dos. Ese es el verdadero desafío, la elección y el conocimiento de tu juego con esos dos discos. Cuando se tiene en cuenta que todo jugador tiene cuatro tipos de discos en su bolsa (driver de longitud/driver de calle/midrange/putter), hay que escoger las dos “herramientas” que funcionen mejor. Una tarea nada fácil. En mi caso si es fácil, necesito un driver de calle en el que pueda confiar, y un putter que pueda servirme de midrange. En mi bolsa solo hay un putter, el Mercy. Entre los drivers de calle ahora mismo confío en el Flow y el Trespass, pero la supraestabilidad del Flow me da más tranquilidad. Hoy Carlos va a ser Flercy J.

Mi objetivo hoy es divertirme, disfrutar de la última competición de la temporada y jugar bien. Con alrededor de sesenta jugadores, no va a ser nada fácil terminar entre los mejores.

El calentamiento lo hago en el campo a las 8 de la mañana. El césped está cubierto de una capa de escarcha y el termómetro indica cero grados. Gorro, polar y manoplas completan mi indumentaria. Esto ya no son los 25 grados de Oviedo en septiembre, va a ser un día duro en la “oficina”. El frío me obliga a recortar el calentamiento. No puedo hacer largas series de putts, en cuanto tengo las manos fuera de las manoplas más de un par de minutos me enfrían los dedos de tal manera que no soy capaz de calentarlo de nuevo. Pruebo algunos de los hoyos que han sido rediseñados para la ocasión y me voy a la reunión de jugadores, donde por lo menos se está calentito.

El director del torneo, Thomas, nos explica que han cambiado las reglas de juego. Este año solo se puede llevar dos discos (no varias versiones de los discos) en la bolsa. Además si un de ellos se lanza fuera de límites (OB) deja de estar en juego para el resto del hoyo. Eso significa que si mando mi putter a OB, me veo obligado a patear con el otro, que en mi caso es un Flow. Esto cambia bastante el juego. Además, y esto no es del todo nuevo, en el descanso vamos a tener una competición de pateo desde 5-8-10-12 y 15 metros. Cada jugador tiene un solo putt desde la distancia que escoja. Cada una resta lanzamientos si se acierta y añade si se falla. Se pueden restar hasta 6 lanzamientos y añadir hasta 4. Esto quiere decir que aunque uno esté un poco por detrás en la lista, tiene la oportunidad de recuperar siempre y cuando acierte su putt desde la distancia escogida.

Thomas, director del torneo, y Hallvard son mis compañeros de grupo en los primeros dieciocho. Ninguno de ellos jugó muy bien y terminaron a mitad de la tabla. Yo por mi lado tuve algún pequeño fallo, pero en general jugué relativamente bien. Seis birdies y tres bogeys me dejan tres bajo par (53) y en cabeza, dos lanzamientos delante de Anders Danielsen, uno de los mejores jugadores del país y ganador del Stovner Putt 2013.

La competición de putt en el descanso
Tras la pausa llega el momento de la competición de putt. Como líder soy el primero en escoger desde dónde voy a patear y tengo que pensar tácticamente. Hace mucho frío y viento en contra. Me decido a no jugarme nada y patear desde 5 metros. Si acierto no gano nada, si fallo me añaden dos lanzamientos a mi total. Encesto sin ningún problema. Anders tampoco se atreve a jugarse nada y hace lo mismo que yo, con el mismo resultado. Martin Noreng si que lo intenta, y cuando entra su putt desde 10 metros resta 4 a su total y se queda como yo con 53. Un rato más tarde hace Lasse Bengtson lo mismo pero desde 15 metros. Resta 6 lanzamientos y se queda uno detrás de nosotros. Kjetil Lidsheim también hace un putt muy bueno y se cuela en el primer grupo.

Los últimos dieciocho transcurren con mucho frío y viento. Kjetil y Martin no juegan del todo bien, pero aseguran su sitio en la final de cuatro. Lasse tiene una ronda bastante mala y se cae de la final. Yo juego bastante bien y termino cuatro bajo par (52), aumentando mi liderato a ocho lanzamientos antes de la final de cuatro hoyos. En el segundo grupo Anders ha conseguido colarse por delante de Lasse y meterse en la final.

Martin no tiene una aproximación fácil...
Los hoyos en la final son un poco especiales. Tenemos un circulo en la mitad del campo del que lanzamos a las canastas del 5, 14, 15 y 16. Creativo e interesante. Los hoyos en esta versión varían desde 80 a 130 metros. La final se pone interesante cuando Kjetil hace un birdie en el segundo hoyo y empata con Anders y Martin. Martin pierde terreno en el tercero y termina en cuarta posición. Anders y Kjetil juegan igual en los dos últimos hoyos y se reparten la segunda plaza.


Con esto termina mi temporada de competición. Me queda un buen sabor de boca, pero tengo mucho trabajo que hacer este invierno y primavera. Tengo que estabilizar mis drives y decidir que discos voy a utilizar. Esto no ha funcionado este año. No pasa nada, voy a pasar tiempo en España y voy a tener la oportunidad de prepararme…

Resultados oficiales aquí

Entradas populares de este blog

Lliga CRK-Vallés: segunda jornada y victoria para Dani Aguilar

Lliga CRK-Vallés: tercera jornada y victoria compartida entre hermanos

35 años de historia del frisbee en España