Una competición vista desde dentro: Bergen Open - Tour noruego (parte III)


Hoy hemos comenzamos a las ocho, lo que quiere decir que hemos desayunado a las seis y cuarto y que estábamos en el campo sobre las siete. Esta mañana hemos sido uno menos. Truls se ha retirado tras hacer una tercera ronda desastrosa. DNF para el chico (Did Not Finished). Creo que sus expectativas eran un poco desproporcionadas y le ha comido su propia presión, pasa a veces.

Hoyo #12 - la campana de la Iglesia
Cuando hemos salido al campo hemos visto el día que nos esperaba. Cielo gris, cinco grados y viento de casi 40 km/hora. Mi teoría de la posible lotería en los resultados se ha confirmado al menos parcialmente a lo largo del día.
Mi grupo de esta mañana ha cambiado un poco. Han entrado dos nuevos jugadores. Es normal, siempre hay jugadores que suben y bajan hasta que estabilizan su juego. Es sano para todos y genera motivación.
Mi ronda comienza mal con uno sobre par en el primer hoyo. Cometo el mismo error que el día anterior y aunque he intentado subsanar el problema, el disco se me ha ido de la misma forma. Creo que me pasa por empezar sin arriesgar y por tener más miedo a fallar que a acertar. Suele pasarme al principio de la temporada y suele subsanarse a medida que voy jugando competiciones. Me he repuesto y he jugado bien hasta el hoy 7, diseñado como un siete donde la canasta está puesta en una península en la esquina superior izquierda del siete. Me he decidido por asegurar y no “ir a por la isla” pero el disco se ha levantado con el aire y ha salido fuera. He repetido táctica y esta vez ha salido bien. De todas formas me cuesta un cinco y dos sobre par. El resto de la ronda funciona relativamente bien aparte de uno sobre par en el 17. Termino con 57 y ahora estoy uno por delante del segundo clasificado.

Tras un almuerzo un poco caótico comenzamos la semifinal. En la clase abierta significa nueve hoyos para los 16 mejor clasificados. Dos jugadores han bajado al segundo grupo y han sido substituidos por otros dos. Buenos jugadores también, pero no habituales en primeros grupos.

Jugamos los hoyos de ocho a dieciséis. Los cinco primeros los juego muy bien, pero cuando llegamos al 14, un hoyo largo, complicado y la parte del campo donde más sopla el viento, hago un doble bogey (dos por encima de par). Creo que ha sido un comentario de otro de los jugadores que me ha descentrado y que no he podido reconducir mentalmente. Falta de experiencia competitiva esta temporada. Innecesario. Voy a tener que trabajar esto la próximas semanas. Este “tragedia” conlleva otras consecuencias. En el siguiente hoy me lleva el disco el aire y me veo obligado ha hacer unos lanzamientos muy buenos para conseguir hacer otro bogey. En el último me pongo a diez metros de la canasta y cuando Frode, que es el jugador que está más cerca de mi, hace un putt de 11 metros y me veo obligado a decidir si voy a por el putt o no. Este es un green un poco especial. Tres cornisas con la canasta en al de medio. De mucha caída y alto riesgo. Hago un putt frontal pero fallo por la derecha, planea largo, baja a la siguiente cornisa y aterriza detrás de un árbol. Fallo el putt de vuelta y hago otro bogey. He perdido dos lanzamientos más y Frode está igualado conmigo. He jugado una semifinal catastrófica, pero quedan nueve hoyos y hay que seguir intentándolo.
La final la juegan los cuatro mejor clasificados. Como hay dos con los mismos lanzamientos en cuarta
posición, se juega un desempante. Jostein, un jugador del oeste de Noruega que se consideraba entre los favoritos, logra coger la ultima plaza en el cuarteto de finalistas. Los cuatro somos Frode (3 victorias en el Tour y 0 campeonatos de Noruega), Frank (11 victorias y 3 campeonatos), Jostein (2 victorias y 0 campeonatos) y yo (68 victorias y 12 campeonatos). Un grupo de jugadores de calidad. El más joven de 35 años, este es un deporte en el cual la experiencia es muy importante, y la edad lo da.

Tras un corto precalentamiento empezamos a jugar. La temperatura es un poco más alta, pero el viento sigue siendo de 40 km/h y de difícil lectura. Anders es mi caddy, un gran jugador y un buen amigo, vamos a divertirnos pase lo que pase. Mi objetivo en el Tour noruego es siempre el mismo: llegar a la final. Tal vez suene fácil, pero no lo es. Por esa razón voy a intentar divertirme, estoy ya donde quería estar.

Carlos (2), Frode (1), Frank (3)
La final es muy reñida y se decide en tres hoyos, del cinco al siete. En el cinco me salgo fuera del campo y Frode me arranca dos lanzamientos. Mi drive es bueno pero lo levanta el viento y sale fuera. En el seis Frode aparca el drive mientras que yo tengo que luchar por el par. Pierdo otro más. Cuando llegamos al siete, la isla en forma de siete, sé que tengo que arriesgar para tener una mínima posibilidad de darle la vuelta al marcador. Los otros tres aparcan el hoyo. Yo fallo el primer lanzamiento y, tras ser penalizado como es debido, termino con un doble bogey. Frode tiene casi seguro ganado el torneo. Desgraciadamente para mi, Frank me ha alcanzado y estamos igualados a tres hoyos del final. En el penúltimo, salen fuera todos menos yo que hago un birdie. A Frank se le complica el hoyo y termina con un siete. Frode pierde tres con respecto a mi, pero con dos de ventaja y un hoyo por jugar ya está todo decidido. En el dieciocho Frode hace un birdie y termina el torneo como justo ganador. El segundo puesto es para mi, el tercero para Frank y el cuarto para Jostein. Cuando recibimos los premios Frode cuenta en su discurso que ha jugado más de 15 años y que yo soy el único jugador en Noruega al que no ha ganado hasta hoy. Le digo que no lo sabía y nos reímos un poco todos. Esto ha sido un buen día no solo para Frode si no para nuestro deporte, además de ser un gran jugador es un buen ejemplo a seguir para las nuevas generaciones.

En el viaje de vuelta a Oslo analizo el torneo. Mi conclusión provisional es clara. Los discos ha funcionado perfectamente. El día antes de viajar he decidido cambiar mis drivers por el Trespass y el Escape. Son fáciles de lanzar, y van a seguir en mi bolsa toda la temporada, además los fabrica Latitude y son parte de la gama a disposición de sus jugadores.
En la parte técnica los putts han funcionado bien (85% de acierto), las aproximaciones también (80% de acierto). Los drives han sido menos consistentes (66% de acierto) y tienen que mejorar. De todas formas es la primera competición con los nuevos drivers y es normal.
En lo que se refiere a la mis decisiones tácticas estoy relativamente contento. Mi agresividad táctica ha sido innecesaria en varios hoyos y me ha costado caro. Creo que va unido a mi juego mental, que ha fallado un par de veces al encontrarme con situaciones con las que no había calculado. Toca apuntar y rectificar.

El torneo en total ha estado bien, el análisis de mi juego me da ganas de entrenar más y de volver a intentarlo la próxima vez. Lo que me mueve es el proceso y no el resultado.

Ahora ya tenéis una idea de cómo se vive un torneo desde adentro. Espero que os motive para el campeonato de España. Si tenéis preguntas no dudéis en poneros en contacto conmigo…

Los resultados finales se pueden ver en esta página: RESULTADOS

Entradas populares de este blog

Lliga CRK-Vallés: segunda jornada y victoria para Dani Aguilar

Lliga CRK-Vallés: tercera jornada y victoria compartida entre hermanos

35 años de historia del frisbee en España